lunes, febrero 26, 2018

RESPUESTA AL CAPITÁN MICHAEL SUAREZ FLOTER

El señor comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Soacha publicó un comunicado en el que hizo una serie de cuestionamientos a los bomberos de Colombia en general.

En el siguiente enlace se puede leer el documento del Capitán Michaek Suárez Floter:
file:///C:/Users/DELL/Downloads/COMUNICADO%20OP%20PUBLICA%20(1).pdf

Desde la Fundación Bombero Colombiano hemos querido resolver algunos de los interrogantes planteados.


1.    ¿Porque la actividad Bomberil, siendo un servicio público esencial a cargo del Estado, no aparece registrado como tal en la súper Intendencia de Servicios Públicos? ¿De quien creen ustedes que sea la negligencia en el procedimiento para lograr este reconocimiento?


Para resolver este interrogante es necesario precisar que entre los servicios públicos existe una categoría especial que son los servicios públicos domiciliarios, que son aquellos que reciben las personas en su domicilio o lugar de trabajo y sirven para satisfacer las necesidades básicas de bienestar y salubridad de la población, los cuales son y de conformidad con el artículo 1º de la Ley 142 de 1994 los servicios de acueducto, alcantarlllado, aseo, energía eléctrica, distribución de gas combustible, telefonía pública básica conmutada y la telefonía pública básica conmutada y la telefonía local móvil del sector rural.

Así las cosas, el servicio de prevención y control de incendios no es un servicio público domiciliario y por eso no estamos bajo el control de la superintendencia de servicios públicos domiciliarios.

2 ¿Porque los Bomberos Voluntarios no estamos registrados como empleados
o trabajadores que realizan un trabajo de alto riesgo en Colombia? Si ustedes
investigan no nos encontramos registrados en el Ministerio de Trabajo.

La actividad que realizamos los bomberos si está consagrada como una actividad de alto riesgo en el Ministerio del Trabajo. Se han contemplado siete (7) actividades de alto riesgo en Colombia: minería subterránea o de socavón, controladores aéreos con licencia, cuerpo de bomberos que cumplan con la actividad de extinción de incendios, personal dedicado a la custodia y vigilancia del Inpec, trabajadores expuestos a sustancias cancerígenas, a radiaciones ionizantes y a altas temperaturas por encima del valor límite permisible.

3     ¿Porque siendo un servicio público esencial a cargo del Estado, las Alcaldías no colocan el dinero que por Ley deberían colocar para fortalecer los Cuerpos de Bomberos Voluntarios? No podemos decir que la Sobretasa Bomberil es dinero de las alcaldías, puesto que es un Impuesto que sale de la comunidad.

4. ¿En dónde está el aporte de las alcaldías, teniendo en cuenta que  muchos de los alcaldes ni siquiera contemplan en su cuatrenio a los Bomberos dentro de sus planes de Gobierno y los entes reguladores del mismo Estado no dicen nada? O que alguien demuestre que los alcaldes estén colocando dinero del estado, para el fortalecimiento de los Cuerpos de Bomberos Voluntarios, puesto que el Estado es el responsable de la prestación de este servicio y no la comunidad.


La autonomía que la Constitución Nacional le da a los entes territoriales impide que a los alcaldes se le imponga la obligación de prestar el servicio publico esencial consagrado en la Ley 1575 de 2012. No obstante lo anterior los alcaldes que incumplen la ley pueden ser procesados disciplinaria y penalmente por su omisión en algunos casos determinados.


En ninguna parte de la Ley se dispuso que a los Cuerpos de Bomberos Voluntarios se les podían expedir personería jurídicas provisionales, pero mientras esos actos administrativos no sean demandados tienen una presunción de legalidad. Entonces mientras exista la personería jurídica, así sea provisional, pueden recibir apoyos por parte del Estado y obtener los registros para dictar cursos de capacitación.

No puede decirse que realizan actividades clandestinas porque los Cuerpos de Bomberos Voluntarios prestan sus servicios de manera pública.

¿En qué parte de la ley dice que el Delegado y el Coordinador Ejecutivo hacen parte de la Junta Departamental de Bomberos?

Si interpretamos el parágrafo 2 del artículo 12 de la Ley 1575 de 2012, allí se dice que la Junta Departamental de Bomberos elegirá entre los bomberos que la integran un representante ante la Delegación Nacional y el Comité Regional y Local para la Atención y Prevención de Desastres, de tal manera que ese representante o Delegado Departamental es de por si, miembro de la Junta Departamental de Bomberos porque para ser elegido se requiere ser parte de la Junta.

Si revisamos el artículo 13 de la Ley 1575 de 2012 se lee que el coordinador ejecutivo cumplirá con las funciones de secretaría técnica de la Junta departamental de bomberos, entonces es claro que el Coordinador Ejecutivo si bien no hace parte de los miembros de la Junta Departamental, es el secretario de esa junta.

¿Porque algunos Delegados y Coordinadores Ejecutivos se están tomando
atribuciones que no están contempladas en la Ley, como eso de remplazar al
presidente de la Junta Departamental?

Hay que establecer que la Junta Departamental de Bomberos solo puede ser presidida por el Gobernador del Departamento y este puede delegar única y exclusivamente en el Secretario de Gobierno o del Interior del Departamento.

Pero hay que precisar que una cosa es presidir la Junta Departamental de Bomberos que es obvio ningún bombero va a querer abrogarse esa presidencia por lo abiertamente ilegal que sería esa situación y otra cosa es que un bombero pueda ser presidente protempore de la Delegación Departamental de Bomberos, integrada por todos los cuerpos de bomberos que funcionan en el ente territorial. Si la Delegación Departamental de Bomberos no está debidamente conformada y no cuenta con estatutos aprobados se hace necesario que cualquier bombero asuma la función de presidente protempore mientras convoca a los comandantes y una vez reunidos estos pueden nombrar un presidente para que regule la reunión o ratifican al comandante que convocó a la reunión.


Respecto a los CERTIFICADOS DE CUMPLIMIENTO Y LOS CERTIFICADOS DE IDONEIDAD compartimos con usted que actualmente no son exigibles. La misma Dirección Nacional de Bomberos en un documento expedido el 16 de febrero de 2018 y firmado por el señor Capitán GERMAN ANDRÉS MIRANDA MONTENEGRO informó:

“Que a la fecha, la Dirección Nacional de Bomberos, en virtud de lo establecido por el Decreto 638 de 2016, no ha expedido certificados de cumplimiento a ningún cuerpo de Bomberos en el país, teniendo en cuenta que al ser este un trámite, debe surtir el proceso de autorización ante el Departamento Administrativo de la Función Pública – DAFP en la aplicación del Sistema Único de Información de Trámites - SUIT, lo cual se encuentra en trámite ante dicha entidad, autorización sin la cual no podemos expedir certificado alguno so pena de invalidez de los certificados que se llegaren a expedir.”

Entonces si la misma Dirección Nacional de Bomberos considera que los certificados que se lleguen a expedir sin haber surtido el trámite del proceso de autorización ante el Departamento Administrativo de la Función Pública son inválidos, imagínese que pasará con los certificados de idoneidad que algunos coordinadores ejecutivos con mucha imaginación pero muy poco criterio han venido expidiendo.

Si el Director Nacional de Bomberos dice que no puede expedir certificados de cumplimiento, podrá un Coordinador Departamental de Bomberos expedir certificados de idoneidad?

Para que existan esos certificados de idoneidad tiene que existir un acto administrativo en que se defina en que consiste el certificado de idoneidad, quien lo expide, los requisitos para su expedición, cuando se puede negar, en fin, son muchos interrogantes que hoy no han sido resueltos.

Definitivamente el certificado de cumplimiento y el certificado de idoneidad actualmente no son exigibles.

viernes, febrero 09, 2018

CARTA ABIERTA A LOS ALCALDES DEL DEPARTAMENTO DE SANTANDER


En estos días los alcaldes de los municipios del departamento de Santander han recibido un derecho de petición, en los que un ciudadano se anuncia como Coordinador Departamental de Bomberos sin haber sido designado para ejercer dicho cargo y de manera velada les insinúa a los señores alcaldes que podrían estar incurriendo en el delito de prevaricato por omisión o de celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos de ley; sino han dado cumplimiento a requisitos que el citado ciudadano a motu propio quiere establecer para la celebración de contratos  entre los municipios y los cuerpos de bomberos para la prestación del servicio público esencial de gestión integral del riesgo contra incendios.

Primero hay que informar a los señores Alcaldes que en el departamento de Santander no se ha designado Coordinador Departamental de Bomberos para el período comprendido entre el 1º de enero y el 31 de diciembre de 2018.

En el inciso segundo del artículo 11 de la Ley General de Bomberos o Ley 1575 de 2012 se dispuso que: “Las Delegaciones Departamentales y Distritales de Bomberos, estarán integradas por los cuerpos de bomberos que funcionen en la respectiva entidad territorial departamental y tendrán una Junta Directiva que actuará en su nombre y le representará en todo concepto, por períodos anuales.” Si bien algunos bomberos alegan que este artículo se refiere a las Delegaciones Departamentales y no a las Juntas Departamentales de Bomberos dispuestas en el artículo 12 y subsiguientes de la citada Ley, lo cierto es que la Ley no definió el período de la Juntas Departamentales de Bomberos por lo que se deberá entender que el período de las Juntas Departamentales es el mismo de las Delegaciones Departamentales de Bomberos y no el período que cada bombero quiera entender.

En el artículo 17 del Reglamento General de Bomberos de Colombia aprobado mediante la Resolución 0661 de 2014, se habla de la elección de los Delegados Departamentales de Bomberos estableciendo en el literal c que Su período tal como lo establece la Norma será de un (1) año contado a partir del primero (1) de Enero al treinta y uno (31) de Diciembre de cada anualidad.”

En los artículos 19 a 21 del Reglamento General de Bomberos se regula el nombramiento, elección y funciones del Coordinador Ejecutivo de la Junta Departamental de Bomberos y si bien en el reglamento no se refiere al período del Coordinador Ejecutivo de la Junta Departamental de Bomberos, este período no queda a la voluntad de cada Junta Departamental de Bomberos o de cada Coordinador, pues ya la Ley 1575 de 2012 se refirió a períodos anuales y el artículo precedente del Reglamento General de Bomberos habló de un período anual que inicia el 1º de enero y termina el 31 de diciembre de cada año para el Delegado Departamental de Bomberos, se debe concluir entonces que es el mismo período para el Coordinador Ejecutivo, máxime cuando el Delegado Departamental puede cumplir las mismas funciones del Coordinador Ejecutivo en los departamentos en que este último no pueda ser nombrado.

Así las cosas, si el período de los Coordinadores Ejecutivos de las Juntas Departamentales de Bomberos va del 1º de enero al 31 de diciembre de cada año, es necesario solicitar al señor Secretario del Interior del Departamento de Santander que informe si ya se eligió el Coordinador Ejecutivo de la Junta Departamental de Bomberos de Santander y quien es el Coordinador Ejecutivo de la Junta Departamental de Bomberos de Santander para el año 2018.

Una vez establecido que el solicitante se encuentra usurpando una función que no le ha sido asignada, los señores Alcaldes deben tener en cuenta que para la contratación del servicio de gestión integral del riesgo contra incendios con los Cuerpos de Bomberos no es necesario exigir el Certificado de Idoneidad expedido por la Junta Departamental de Bomberos de Santander porque de acuerdo con los artículos 20 y 21 de la Ley 1575 de 2012 este es un certificado que requieren los Cuerpos de Bomberos creados en vigencia de la Ley 1575 de 2012 para iniciar sus operaciones, pero no se puede exigir a los Cuerpos de Bomberos Voluntarios que iniciaron sus operaciones antes de la vigencia de la mencionada ley.

El único requisito establecido por la Ley General de Bomberos de Colombia para la contratación del servicio público de la gestión integral del riesgo contraincendio con los Cuerpos de Bomberos Voluntarios es el Certificado de Cumplimiento expedido por la Dirección Nacional de Bomberos, conforme se dijo en el Decreto 638 de 2016.

Es falso de falsedad absoluta lo dicho por el ciudadano bombero en el hecho cuarto de su petición, cuando afirma que sin la certificación expedida por la Junta Departamental de Bomberos de Santander los Cuerpos de Bomberos Voluntarios no podrán suscribir convenios o contratos con los entes territoriales del departamento, porque este documento quizás podrá exigirlo la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia para expedir el certificado de cumplimiento, es decir puede ser requisito para obtener el certificado de cumplimiento que expide la Dirección Nacional, pero no es requisito para que los Cuerpos de Bomberos contraten con sus municipios.

De acuerdo con lo expuesto, los señores Alcaldes al momento de contratar con los Cuerpos de Bomberos Voluntarios no requieren de más requisitos que los establecidos en la Ley General de contratación Pública y el Certificado de Cumplimiento por medio del cual la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia acredita que un Cuerpo de Bomberos se encuentra capacitado para la prestación del servicio público esencial de gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas su modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos, y cumple con lo determinados en la normatividad bomberil existente en Colombia.

Entonces pueden responder con tranquilidad el derecho de petición que les ha presentado el ciudadano bombero, presentándole copia de los documentos que de acuerdo con la Ley General de Contratación Pública el municipio haya exigido al Cuerpo de Bomberos Voluntarios, sin temor a ser denunciados por supuesto prevaricato por omisión.

Afortunadamente el señor Ministro del Interior no ha firmado aún la reforma al Reglamento General de Bomberos y exigió a sus asesores jurídicos un análisis más riguroso del proyecto que le presentó la Junta Nacional de Bomberos. Se imaginan Coordinadores Ejecutivos elegidos para períodos de cuatro (4) años amenazando alcaldes y comandantes de Cuerpos de Bomberos que no sean de su agrado?

Lo mejor es elegir Coordinadores Ejecutivos, Delegados Departamentales y miembros bomberos de la Junta Nacional de Bomberos para períodos de un año y si lo hacen bien, reelegirlos indefinidamente y no elegirlos por cuatro años para tener que soportarlos si llegan a actuar acosando a los alcaldes y poniendo trabas y palos en la rueda a la contratación que quieran celebrar los alcaldes con sus cuerpos de bomberos voluntarios.



CLAUDIA JANNETH HERNÁNDEZ RIOS
Abogada
Comandante Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Piedecuesta

sábado, diciembre 30, 2017

CT. HELDA MARIA SAAVEDRA C. BOMBERO DEL AÑO 2017


HELDA MARIA SAAVEDRA CARRASQUILLA es Capitán del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Popayán, de profesión contadora pública y se desempeña como Coordinadora Ejecutiva de la Junta Departamental de Bomberos del departamento del Cauca.

Tiene 24 años al servicio del Cuerpo de bomberos Voluntarios de Popayán, entidad a la que ingresó como Asesora Contable y Tributaria en enero de 1994 y 19 años como Bombero, tiempo contado desde el momento en se decidió a vestir el uniforme y terminar su capacitación como bombero en 1998.

Es la única mujer que ha sido Comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Popayán y ha sido Delegada del Cauca ante la Delegación Nacional de Bomberos de Colombia, promovió el Fondo Departamental de Bomberos del Cauca que aprobó la Asamblea Departamental el 3 de diciembre de 2013 mediante Ordenanza No. 143.

Es la Coordinadora Ejecutiva de La Junta Departamental de Bomberos del Cauca desde el 1º de enero de 2016 y fue reelegida para el período de 2017. Logró que el Departamento del Cauca le asignara un espacio físico en la Secretaría de Gobierno y Participación desde donde atiende permanentemente a los Bomberos del Cauca. Gestionó que con recursos del Fondo Departamental de Bomberos se contrate por prestación de servicios al Coordinador Ejecutivo por treinta millones de pesos ($30’000.000) anuales.

Logró del Departamento del Cauca la entrega de 810 uniformes de fatiga completos a la misma cantidad de bomberos del departamento, de a 22 uniformes por Cuerpo de bomberos Voluntarios, y gestiona desde Popayán los certificados de existencia y representación legal cuando los Cuerpos de Bomberos lo necesitan, evitándoles a los comandantes el desplazamiento hasta la capital del departamento a obtener esos documentos, puesto que ella les hace el trámite y luego escanea el documento y se lo envía por correo a cada comandante.

Logró desplazar a Bogotá a entrevista con el Director General de Bomberos de Colombia a todos los Comandantes del Departamento con tiquetes aéreos pagados por el Fondo Departamental de bomberos del Cauca, para que expusieran ante el ente rector de los bomberos de Colombia las necesidades de los bomberos del Cauca.

De igual manera logró el desplazamiento de todos los Comandantes de Bomberos del departamento del Cauca a la Segunda Cumbre Internacional de Bomberos que se realizó en Cartagena, con tiquetes aéreos Cali-Cartagena-Cali pagados por el Fondo Departamental de Bomberos del Cauca.

Reúne a todos los comandantes del departamento del Cauca por lo menos dos veces al año, costeando por medio del Fondo Departamental de Bomberos los costos del desplazamiento desde sus municipios a la capital del departamento.

A pesar de las dificultades de desplazamiento que genera la topografía del departamento del Cauca, se hizo presente en el municipio de Corinto una hora después de ocurrida la creciente súbita que azotó a esa población y en las proyecciones para el 2018 ha dejado presupuestado los recursos necesarios para intercomunicar por radio la totalidad de Cuerpos de bomberos del departamento del Cauca, lo que espera lograr en el primer trimestre.

Por los hechos expuestos y por su tenacidad y entrega a la actividad bomberil es que la Fundación Bombero Colombiano ha decidido exaltar a la señora Capitán HELDA MARÍA SAAVEDRA CARRASQUILLA como BOMBERO DEL AÑO 2017 y le dedicará la portada de la revista BOMBERO COLOMBIANO No. 6 que se distribuirá en el mes de enero de 2018.

Felicitaciones mi Capitán Saavedra.


ST, RAFAEL HERRERA JAIMES
Presidente del Comité Bombero del Año.

Fundación Bombero Colombiano  

domingo, diciembre 17, 2017

¿TENDREMOS CERTIFICADOS DE CUMLIMIENTO EN EL 2018?

Mediante la Resolución 384 del 10 de noviembre de 2017 se regula la expedición de los certificados de cumplimiento que deben obtener los Cuerpos de Bomberos Oficiales para prestar el servicio público esencial de gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos y los Cuerpos de Bomberos Voluntarios para poder contratar con los municipios la prestación del servicio.

Si bien esta reglamentación es un primer paso en el cumplimiento de las funciones de inspección, vigilancia y control que le impuso la Ley 1575 de 2012 a la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia, su implementación deja más dudas que certezas a los Cuerpos de Bomberos y a los mandatarios municipales.

La primer alarma se genera en el último artículo de la norma, (artículo 14) porque dice textualmente que la Resolución rige a partir de la fecha de su expedición, de donde deviene que por lo menos en el primer trimestre del año 2018 no habrá ninguna entidad que pueda prestar el servicio público esencial de la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos en el país, porque aún los delegados departamentales y/o coordinadores ejecutivos no han recibido la capacitación y formación referente a la aplicación del proceso de inspección y auditoría a los Cuerpos de Bomberos.

Para evitar el caos que puede generar la aplicación literal de la norma por parte de los Alcaldes del país, el señor Ministro del Interior o el Director Nacional de Bomberos deberá expedir de inmediato una norma por medio de la cual se difiera en el tiempo la entrada en vigencia de los efectos de la Resolución 384 de 2017, bien sea estableciendo que los Cuerpos de Bomberos que a la fecha tengan certificado de cumplimiento podrán contratar la prestación del servicio público esencial de la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos hasta que el Delegado Departamental y/o Coordinador Ejecutivo le realicen la visita de inspección y auditoria contemplada en la Resolución 384 de 2017.

Si esta norma de implementación gradual no se expide en el menor tiempo posible, puede ocurrir que los Alcaldes municipales se nieguen a firmar contratos de prestación de servicios o convenios con los Cuerpos de Bomberos Voluntarios por temor a incurrir en el punible de contratación sin el cumplimiento de los requisitos legales y el país iniciará el año 2018 sin el servicio público esencial de la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos.

Expedida la norma que disponga la forma gradual en que se implementará la Resolución 384 de 2017, deberá la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia determinar algunos asuntos que son inherentes a la puesta en marcha de la certificación de los Cuerpos de Bomberos.

Uno de esos asuntos a resolver es determinar el régimen de incompatibilidades e inhabilidades para los Delegados Departamentales y/o Coordinadores Ejecutivos que van a cumplir con las funciones de inspección y auditoría a los Cuerpos de Bomberos. Por ejemplo, ¿el Delegado Departamental o el Coordinador Ejecutivo puede certificar que el Cuerpo de Bomberos del que es comandante, cumple con la capacidad administrativa, técnica, financiera, operativa y administrativa para la prestación del servicio público esencial de la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos?

¿El Delegado Departamental y/o el Coordinador Ejecutivo puede realizar la inspección y auditoria a un Cuerpo de Bomberos que es comandado por un oficial, suboficial o bombero con el que existe una declarada enemistad o en caso contrario una estrecha amistad que los lleva a tener permanentes negocios de capacitación o prestación de servicios?

Ahora bien, ¿si el Delegado Departamental de Bomberos o el Coordinador Ejecutivo se desempeñan como comandantes de un Cuerpo de Bomberos, deberán abandonar sus funciones para realizar las inspecciones y auditorías a los demás Cuerpos de Bomberos? Porque realizar las auditorias le va a tomar varios meses, a menos que la Dirección Nacional de Bomberos ponga a disposición de cada Delegado Departamental un helicóptero para que le haga todo el recorrido por su departamento. En helicóptero el delegado Departamental y/o Coordinador Ejecutivo podrá tomarse un poco más de un mes para realizar las inspecciones y auditorías a los Cuerpos de Bomberos del departamento de Santander.

Otro asunto, ¿Quién va a cancelar al Delegado departamental y/o Coordinador Ejecutivo los costos en que incurrirá para realizar la inspección y supervisión de los Cuerpos de Bomberos? Será que la norma terminará en un factor de corrupción cuando el comandante de un Cuerpo de Bomberos se encuentre urgido de que se le haga la visita de inspección y el Delegado le diga que se encuentra de último en el cronograma de inspecciones, le informe de las penurias económicas por las que está pasando el delegado y la necesidad que el auditado asuma los gastos de desplazamiento y “el algo” para el auditor?

¿Los Delegados Departamentales y/o Coordinadores Ejecutivos que pertenezcan a un Cuerpo de Bomberos podrán utilizar para cubrir los gastos de inspección y auditoría de los Cuerpos de Bomberos del Departamento, los recursos que les asignan sus municipios para la prestación del servicio público esencial de la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos?

Si el Departamento no suministra los recursos para las labores de inspección y auditoria y la Dirección Nacional de Bomberos tampoco, los costos de esta labor terminarán siendo negociados entre el comandante que necesita el certificado de cumplimiento y el Delegado Departamental o Coordinador Ejecutivo. Tremendos casos de corrupción que podrán resultar de este ejercicio.


La intención de la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia es buena al delegar en los Coordinadores Ejecutivos o en los delegados departamentales las funciones de inspección, vigilancia y control sobre los Cuerpos de Bomberos, pero deberá realizar los ajustes inmediatos necesarios para que esto no se le termine saliendo de las manos.

sábado, noviembre 11, 2017

EDITORIAL REVISTA 5 BOMBERO COLOMBIANO

El trimestre que cubrimos con esta quinta edición de la revista se caracterizó por los grandes desastres, huracanes que azotaron las islas y ciudades del mar caribe y los terremotos sucesivos en México.

De estos sucesos podemos tomar como lección que cualquier preparación para enfrentar desastres, por grande que sea nunca será suficiente y que toda la población sin distingo de profesión y oficio debe prepararse para ser socorrista.

Debemos preguntarnos si en un desastre como el ocurrido en México Bomberos Colombia cuenta con el número suficiente de efectivos para atenderlo de manera suficiente y la repuesta será negativa. El esfuerzo de Bomberos Colombia para fortalecerse ha sido grande y eso es innegable pero aún no es suficiente para que podamos asegurar que será suficiente en un evento de gran magnitud.

El principal problema que enfrenta Bomberos Colombia para ser la institución fuerte que el país necesita  es la falta de conciencia de los mandatarios municipales sobre la necesidad de contar con instituciones bomberiles fuertes en sus municipios. La autonomía que la Constitución Política de Colombia le otorgó a los Alcaldes impide que el legislador les imponga la obligación a los mandatarios de contar con cuerpos de bomberos bien equipados, con recursos suficientes y les deja a su buen criterio la prestación de este servicio público esencial, pero precisamente de buen criterio es que adolecen la mayoría de alcaldes de Colombia.

Desde el gobierno nacional se hace un gran esfuerzo para dotar a los cuerpos de bomberos con equipos especializados,  pero este esfuerzo se desvanece ante la apatía de los alcaldes que no garantizan que en caso de recibir un vehículo contraincendio el municipio suministrará los recursos suficientes para el suministro del combustible y cambio de llantas cuando sea necesario.

Y a este desalentador panorama súmele que el legislador dispuso que los Cuerpos de Bomberos Voluntarios sean administrados por un Consejo de Oficiales como máxima autoridad pero en ninguna norma dice explícitamente como se conforma un Consejo de Oficiales ni cuál debe ser el mínimo de integrantes y deja que estos asuntos sean determinados por cada cuerpo de bomberos en sus estatutos y eso genera tensiones y pugnas de poder entre los integrantes. El sistema de ascensos se convirtió en un saludo a la bandera porque en Colombia muy pocos cumplen el reglamento establecido y la misma Dirección Nacional de Bomberos de Colombia terminó avalando ascensos de personas que nunca cumplieron con los requisitos para ascender.

En bomberos asciende a oficial no el que puede y cumple con los requisitos, sino quien logra obtener la aprobación de su Consejo de Oficiales en una especie de sistema  de cooptación que solo busca mantener una determinada mayoría que garantice el poder de determinadas personas, que bien  pueden buscar el mejoramiento de la institución o el lucro personal.


Si bien los bomberos Colombianos han mejorado ostensiblemente con la ley 1575 de 2012, lo que falta por hacer es mucho y no precisamente por falta de presupuesto, es por falta de decisiones administrativas que no generan la aprobación incondicional de los dirigidos pero terminarán dando la grandeza institucional que el país requiere de esta institución de socorro. 

sábado, julio 22, 2017

GOBERNADOR Y ALCALDE SE SALVARON POR POCO



Desconocemos quien fue el autor de la fotografía, nosotros la tomamos de un grupo de  Whatsapp  conformado por bomberos. El hecho ocurrió pasadas las tres de la tarde del martes 18 de abril en el municipio de San Jacinto, departamento de Bolivar.

En la edificación en que funcional la Alcaldía Municipal de San Jacinto se encontraban reunido el señor Alcalde Abraham Camell y el señor Gobernador del departamento de Bolivar Dumek Turbay cuando al parecer un aire acondicionado produjo una chispa que alcanzó una papelera y desató un incendio que rápidamente se extendió por todo el edificio.

En el municipio de San Jacinto el señor Alcalde Municipal, como la gran mayoría de mandatarios municipales, considera que no requieren de cuerpo de bomberos porque “aquí nunca pasa nada”, pero ese día pasó y no había quien controlara el incendio.

Los miembros de la Policía Nacional y los vecinos corrieron en auxilio de los funcionarios públicos que viéndose atrapados saltaban por las ventanas. Algunos vecinos trajeron las escaleras por las que descendieron el señor Gobernador de Bolivar y el Alcalde de San Jacinto a quienes la vida les pasó cuenta de cobro por su desidia frente a la obligación legal de prestar a su comunidad el servicio público esencial de prevención y control de incendios,

El saldo final fue de más de quince (15) heridos y toda la documentación y mobiliario destruido que genera un daño cuantioso que no hubiera ocurrido si los asustados funcionarios hubieran cumplido con su deber. 

Bomberos de Colombia Necesitan una Reingenieria?

“La reingeniería significa volver a empezar arrancando de nuevo; reingeniería no es hacer más con menos, es con menos dar más al cliente. El objetivo es hacer lo que ya estamos haciendo, pero hacerlo mejor, trabajar más inteligentemente.” (Drucker, citado por Flores y otros, p.3) https://www.gestiopolis.com/definicion-de-reingenieria/

En un grupo de whatsapp integrado por bomberos y que se supone es para compartir temas de interés para sus integrantes, apareció un video que muestra a una mujer sosteniendo una conversación a través de un teléfono celular.  El objeto del video es burlarse de la limitación para hablar que padece la mujer que allí aparece, porque no hay forma de suponer que la mujer tenga una limitación en su escucha, pues se observa que la señora emite algunos sonidos y se alegra y trata de ser expresiva frente a la persona que se encuentra al otro lado de la línea. Que una persona que no tiene ninguna limitación física se burle y comparta de manera morbosa un video de una persona limitada es una muestra de una pobre condición humana.

Pero lo que origina mi artículo es el comentario que le agregó al video la persona que lo compartió, que al parecer ostenta el grado de Teniente en un Cuerpo de Bomberos Voluntarios. En el comentario comparaba con la mujer del video a un señor capitán de bomberos que  había fungido como ponente de la II Cumbre Nacional e Internacional de Bomberos. 

Eso me hacía reflexionar sobre el por qué podía un teniente de bomberos tomarse la licencia de inferir tanto agravio a un capitán de bomberos sin temor a ninguna consecuencia y llegué a las siguientes conclusiones:

1.Los bomberos de Colombia no creen en la idoneidad de las personas que hoy en día ostentan grados de oficiales de bomberos.
2.Los bomberos de Colombia no creen en la idoneidad y capacitación de los demás bomberos.
3.Los bomberos en Colombia no se consideran miembros de una entidad nacional o una comunidad nacional. Simplemente reconocen su Cuerpo de Bomberos y piensan que solo tienen deberes y obligaciones con su entidad.
4.La Dirección Nacional de Bomberos no ha querido asumir las funciones de inspección, vigilancia y control y por eso en cada cuerpo de bomberos se aplica la ley y la norma bomberil en la forma que más les convenga.
5.La Dirección Nacional de Bomberos no ha encontrado la forma de dar cumplimiento al mandato que le hizo el legislador en el artículo 46 de la Ley 1575 de 2012: “El Gobierno Nacional a partir de los doce (12) meses siguientes a la entrada en vigencia de la presente ley, a través de la dirección nacional de bomberos, establecerá, en asocio con los entes territoriales, los mecanismos para la creación y puesta en marcha de la escuela nacional de bomberos y de las escuelas regionales de bomberos”.

Las funciones de Inspección, Vigilancia y Control sobre los Cuerpos de Bomberos se la asignó la Ley 1575 de 2012 en su Artículo 24 a la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia, pero allí no han asumido esta obligación, aduciendo que el artículo no ha sido reglamentado, sin tener en cuenta que es a esa Dirección a la que le corresponde lograr esa reglamentación.

Esas tres funciones se pueden definir en la misma forma en que se definieron en la norma que reguló las Juntas de Acción Comunal, y podría quedaría así, obviamente con las mejoras que los abogados de la Dirección Nacional de Bomberos puedan agregarle:

Vigilancia: Es la facultad que tiene el Estado para hacer seguimiento a las actuaciones de los Cuerpos de Bomberos, con el fin de velar por el cumplimiento de la normatividad vigente. 

Inspección: Es la facultad que tiene el Estado para verificar y/o examinar el cumplimiento de la normatividad legal vigente en los Cuerpos de Bomberos en aspectos jurídicos, contables, financieros, administrativos, sociales y similares.

Control: Es la facultad que tiene el Estado para aplicar los correctivos necesarios, a fin de subsanar situaciones de orden jurídico, contable, financiero, administrativo, social y similar de los Cuerpos de Bomberos, como resultado del ejercicio de la inspección y/o vigilancia. 

Y las finalidades serían las siguientes:

Finalidades de la vigilancia. La vigilancia tiene las siguientes finalidades:
1. Velar porque las Cuerpos de Bomberos apliquen en todos sus trámites y actuaciones los principios que rigen la Ley General de Bomberos.
2. Velar porque se respeten los derechos de los miembros de los Cuerpos de Bomberos y cumplan con sus deberes.
3. Velar porque los Cuerpos de Bomberos tenga sus estatutos actualizados.
4. Velar porque los Cuerpos de Bomberos otorguen loa ascensos de su personal en total acatamiento de la normatividad bomberil
5. Velar por el cumplimiento de las funciones de los distintos órganos de la organización bomberil.
6. Velar porque las funciones que tengan a su cargo los Cuerpos de Bomberos se realicen de acuerdo con los procedimiento establecidos y garantizando la calidad de su servicio.
7. Velar por la conservación del patrimonio de las organizaciones bomberiles.
8. Velar porque los Cuerpos de Bomberos rindan informes anuales (semestrales) de la ejecución presupuestal ante la Dirección General de Bomberos.

Finalidades de la inspección. La inspección tiene las siguientes finalidades:
1. Hacer recomendaciones a las Cuerpos de Bomberos en orden al cumplimiento debido del ordenamiento jurídico de acuerdo a los resultados de las auditorías.
2. Determinar la situación legal y organizativa de la organización bomberil, para adoptar oportunamente medidas eficaces en defensa de los intereses de sus miembros y de la comunidad en donde desarrollan su objeto social.
3. Velar porque las quejas, peticiones y reclamos de la comunidad que se formulen en interés del buen funcionamiento de la entidad, sean atendidas oportuna y adecuadamente.
4. Llevar un registro actualizado de los recursos económicos y de otros órdenes de las Cuerpos de Bomberos, que se encuentren en inventarios, cuentas corrientes, de ahorro etc.

Finalidades del control. El control tiene las siguientes finalidades:

1. Restablecer los derechos de los bomberos que hayan resultado vulnerados.
2. Asegurar el buen funcionamiento de la organización, velando por la preservación de la naturaleza jurídica, en orden a hacer prevalecer sus valores, principios y características esenciales.
3. Evitar que se presenten violaciones a las normas legales y estatutarias.
4. Proteger los intereses de los miembros de los Cuerpos de Bomberos, de los terceros y de la comunidad en general.
5. Velar por la correcta destinación de los recursos de los Cuerpos de Bomberos.
6. Velar por el cumplimiento del propósito socioeconómico no lucrativo que ha de guiar la organización y funcionamiento de las entidades vigiladas.

La necesidad de reglamentar el artículo 24 de la Ley 1575 de 2012 es urgente porque de manera frecuente observamos las quejas en la redes sociales contra los Cuerpos de Bomberos que negocian con terceros para realizar rifas y no contentos con vender esas rifas en su departamento, sus vendedores se disfrazan de bomberos y recorren todo el país anunciándose como bomberos de la localidad a donde llegan. Los comandantes que hacen esas negociaciones siempre van a alegar que la rifa es del Cuerpo de Bomberos y que la entidad realiza la rifa de manera directa. Si la Dirección Nacional de Bomberos pudiera llegar a hacer una inspección a los libros contables del cuerpo de bomberos aparecería que existe un tercero que se está llevando las utilidades que le corresponderían a los bomberos y se podrían tomar correctivos.

Lo mismo ocurre con los ascensos, los ascensos se otorgan sin ningún cumplimiento de normas, hay oficiales de bomberos que su grado se lo confirió la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos y hasta la misma Dirección Nacional de Bomberos y las normas bomberiles nunca contemplaron que esas entidades podían conferir ascensos.

En algunos municipios se ha denunciado falsificación de documentos para ascender a personas sin cumplimiento de requisitos para ser oficiales, con el único fin de mantener una determinada mayoría en el Consejo de Oficiales y si llega la denuncia a la Dirección Nacional de Bomberos de allí los remiten a que se quejen ante el Consejo de Oficiales porque es la máxima autoridad del cuerpo de bomberos. Pero si precisamente se están denunciando las irregularidades en que está incurriendo el Consejo de Oficiales como puede ser posible que se les remita a quejarse ante ellos?

Sobre la profesionalización de los Bomberos de Colombia la Dirección Nacional de Bomberos no ha tomado decisiones correctas y continúa avalando cursos de pocos días sin ninguna regulación, generando oportunidades de negocios para quienes los dictan pero ocasionando un deterioro permanente de la credibilidad de los bomberos. El artículo 46 de la Ley 1575 de 2012 le ordenó a la Dirección Nacional establecer los mecanismos para la creación y puesta en marcha de la escuela nacional de bomberos y de las escuelas regionales de bomberos, pero la Dirección entendió que debía decidir entre las escuelas de bomberos existentes a cual podía darle el reconocimiento de escuela nacional. Decir que la Escuela Interamericana de Bomberos de propiedad del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali es la Escuela Nacional de Bomberos es algo ilegal porque es un reconocimiento que una entidad del Estado no puede otorgar a un particular, sin que con este comentario esté desconociendo que la escuela Interamericana de Bomberos es una de las mejores escuelas de bomberos de Latinoamérica, pero no puede ser la Escuela Nacional porque no es propiedad del Estado. La ley le ordenó a la Dirección Nacional de Bomberos crear y poner en marcha una escuela nacional de bomberos.

La Ley 30 del 28 de diciembre de 1998 reguló el servicio público de educación superior en Colombia estableciendo que “Los campos de acción de la educación superior son: el de la técnica, el de la ciencia, el de la tecnología, el de las humanidades, el del arte y el de la filosofía.” (Artículo 7)

La ley 30 del 28 de diciembre de 1998 señaló:

De las instituciones de educación superior
Artículo 16. Son instituciones de educación superior:
a. Instituciones técnicas profesionales;
b. Instituciones universitarias, o, escuelas tecnológicas, y
c. Universidades

Artículo 17. Son instituciones técnicas profesionales, aquellas facultadas legalmente para ofrecer programas de formación en ocupaciones de carácter operativo e instrumental y de especialización en su respectivo campo de acción, sin perjuicio de los aspectos humanísticos propios de este nivel.

Artículo 18. Son instituciones universitarias o escuelas tecnológicas, aquellas facultadas para adelantar programas de formación en ocupaciones, programas de formación académica en profesiones o disciplinas y programas de especialización.

Artículo 19. Son universidades las reconocidas actualmente como tales y las instituciones que acrediten su desempeño con criterio de universalidad en las siguientes actividades: la investigación científica o tecnológica; la formación académica en profesiones o disciplinas; y la producción, desarrollo y transmisión del conocimiento y de la cultura universal y nacional.

La ley 1575 de 2012 ordenó la creación de la Escuela Nacional de Bomberos y debe ser creada como un instituto de educación superior, no puede seguir la Dirección Nacional de Bomberos avalando cursos de fin de semana de los que nadie puede garantizar su calidad.

Crear la Escuela Nacional de Bomberos como un Instituto de Educación Superior unificaría la capacitación bomberil, generaría respeto a los grados bomberiles entre los bomberos y desde la comunidad hacia ellos, acabaría con el tráfico de certificados y avales de instructores que viene ocurriendo y profesionalizaría la actividad bomberil.

Crear una escuela nacional de bomberos es muy difícil pero recordemos el adagio popular, no hay cosas imposibles, sino personas incapaces. Entonces demostremos que somos capaces de profesionalizar el oficio de bomberos.

jueves, octubre 27, 2016

www.bomberocolombiano.com

A partir de hoy cedo este espacio a la Fundación Bombero Colombiano, entidad sin ánimo de lucro creada en colaboración con algunos ciudadanos no bomberos, pero que simpatizan y reconocen la gran labor que desarrollan los bomberos de Colombia.

Hoy la fundación recibió los primeros mil ejemplares de la Revista Bombero Colombiano y activó el dominio
www.bomberocolombiano.com

Trataré de colaborar en lo posible con la divulgación de la actividad bomberil en la medida que mis compromisos laborales me lo permitan.

Gracias por la paciencia que tuvieron conmigo y mis impertinencias en estos sietes (7) años.


GERMÁN RINCÓN DURÁN

martes, octubre 04, 2016

COMANDANTES NO SE DEJEN LLEVAR A LA MONTONERA

Sigue la insistencia de algunos Comandantes de Cuerpos de Bomberos en la incitación para llegar en tropel al Municipio de Sabaneta –Antioquia- a cambiar los estatutos de la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos de Colombia por la fuerza.

Le están vendiendo a los señores comandantes la idea de que hacen parte de esa Confederación por derecho propio, que según ellos nace del Parágrafo 1º del artículo 4 de la Ley 1575 de 2012 en donde se dispone que la Confederación representa gremialmente a los Cuerpos de Bomberos Oficiales y Voluntarios del país. Esa interpretación es absolutamente errada.

La Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos como lo dije en una publicación reciente, es una organización gremial de carácter privado que se rige por unos estatutos inicialmente aprobados por los miembros fundadores y reformados por la Asamblea General el  8 de marzo de 2008 bajo la Presidencia del Capitán Carlos Humberto Rivera Arce (q.e.p.d). Esos estatutos pueden ser consultados en la página web de la Confederación.



Un motivo de censura a la Confederación por parte de los inconformes es que en su artículo primero de los estatutos se refiere a la Ley 322 de 1996 y no a la Ley 1575 de 2012, pero eso no hace que la Confederación sea ilegal. Haciendo una interpretación exegética, es decir apegados estrictamente al texto escrito lo único que podría ocasionar es que se diga que solo pueden afiliarse los Cuerpos de Bomberos que se conformaron en vigencia de la Ley 322 de 1996, pero esa no es la interpretación más correcta. De todos modos observen que al final del primer párrafo o inciso del artículo 1 ya se empieza a decir que la Confederación agrupa a los Cuerpos de Bomberos “AFILIADOS DIRECTAMENTE, RESPETANDO LA AUTONOMIA DE CADA INSTITUCIÓN”. Eso quiere decir que a ella solo pertenecen los Cuerpos de Bomberos que deciden afiliarse.


En los estatutos se dispone que la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos contará con Asamblea General y Consejo Directivo siendo la Asamblea General su máxima autoridad y se vuelve a resaltar que la Asamblea General estará integrada POR LOS COMANDANTES DE LOS CUERPOS DE BOMBEROS DEL PAIS AFILIADOS. Esto quiere decir que si el cuerpo de bomberos no se encuentra afiliado a la confederación su comandante no puede integrar la Asamblea General así lleguen en montonera a exigir que les permitan su participación.


En los artículos 23 al 30 se establece quienes son los afiliados a la Confederación, sus derechos y deberes, y allí se dice que es requisito para afiliarse presentar una solicitud de admisión anexando personería jurídica. Observen:



Luego se dispone que los cuerpos de bomberos que no se encuentren a paz y salvo con la Confederación solo tendrán derecho a voz pero no tendrán derecho a voto en las Asambleas.

Así que si ustedes señores Comandantes no se afiliaron a la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos no tienen derecho a decir nada respecto de los estatutos y los directivos de la Confederación, porque ustedes no pertenecen a ella y si usted se afilió pero incurrió en una mora de tres (3) meses en el pago de sus aportes su Cuerpo de Bomberos fue excluido automáticamente por que así lo disponen los estatutos. Observen:



Entonces señores Comandantes, debidamente ilustrados sobre los estatutos de la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos analice como se encuentra frente a ella y decida voluntariamente si le es útil acudir a Sabaneta a intentar armar un alboroto para impedir la elección de nuevos dignatarios, porque si usted no pertenece a ella no lo van a dejar participar, pudiendo para ello los miembros de la Confederación solicitar el apoyo de la Fuerza Pública en caso de ser necesario.

Comparto con todos ustedes las prevenciones que existen respecto de la forma en que existe y se está conduciendo la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos de Colombia, pero la forma más expedita para lograr su transformación es vinculándose a ella y cumpliendo con los deberes y obligaciones establecidas en sus estatutos.

Entonces si lo invitan a Sabaneta el 12 de octubre vaya pero en una posición cordial, dialogue con los miembros activos de la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos y exponga su inquietudes, pero por favor no les diga que la Confederación es un circo y que sus directivos son unos payasos. Uno no debe ensuciar el agua que algún día puede llegar a beber.










sábado, septiembre 17, 2016

Entrevista con el Presidente de la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos

Ante tantos comunicados sueltos de apoyo o de inconformidad con la próxima elección de dignatarios de la Confederación Nacional de Cuerpos de Bomberos de Colombía decidi llamar a su Presidente, el señor Capitán WILLIAN FERNANDO ÁLVAREZ TORRES y esto fue lo que manifestó:
.

Asumí la Presidencia de la Confederación hace dos (2) años con ocasión de la muerte del Capitán Francisco Javier Piedrahita.

Al asumir la presidencia no recibí un estado contable porque además de la muerte del Representante Legal, el señor Tesorero Hernando Gutiérrez fijó su residencia en los Estados Unidos y al viajar no hizo entrega de su cargo, de dinero, ni de los libros de la Confederación.

Nunca hubo fichas de afiliación para efectos de quórum, a las Asambleas Generales se llevaban tablas de Excel con el listado de cuerpos de bomberos habilitados, que se podían modificar en cualquier momento, en la misma forma se rendían las cuentas de la Confederación.

Entonces al recibir la Presidencia de la Confederación en ese estado tan caótico, no tuve más remedio que llegar a limpiar el mugre, a bailar con la fea como se dice.

Al no existir libros, estados financieros ni informes contables lo primero que hice fue tratar de reconstruir la contabilidad con los extractos bancarios y los recibos de pago de aportes y en esta ocasión si vamos a entregar una contabilidad a los señores oficiales que sean elegidos como dignatarios.

Con estos inconvenientes se venció el término para renovar la matrícula mercantil y se hizo necesario enfrentar los problemas laborales que se generaron con las personas que colaboraron con la Confederación durante la presidencia del señor Carlos Rivera, logré una conciliación con el señor Orlando Vega, con lo que se le evitó una condena por parte de la justicia laboral a la entidad. En total se hicieron pagos por más de VEINTIÚN MILLONES DE PESOS ($21’000.000) por cuentas por pagar y gastos de personal.

Ante ese panorama financiero tan desfavorable la primera decisión fue reducir gastos, dejando un solo empleado de los tres (3) con los que venía funcionando la Confederación. El teniente Alfonso Gómez fue designado como asistente de Presidencia, encargado de atender la página web y tramitar la correspondencia institucional.

El problema de la Confederación es que se hizo costumbre que los Cuerpos de Bomberos solo pagan los aportes para quedar habilitados para elegir y ser elegidos, de tal forma que los aportes se están recibiendo cada cuatro años. Son muy pocos los Cuerpos de Bomberos que van haciendo sus aportes cada año. La cuota anual de aportes es de ciento cincuenta mil pesos ($150.000) que equivalen a DOCE MIL QUINIENTOS PESOS ($12.500) mensuales. Pero si solo pagan cada cuatro años se les ha acumulado una deuda por aportes de SEISCIENTOS MIL PESOS ($600.000), suma que se les hace escandalosa.

Como en el año 2014 no había elección de dignatarios a la Confederación por concepto de aportes solo ingresaron CINCO MILLONES NOVECIENTOS MIL PESOS ($5’900.000), en el año 2015 por la cercanía con la elección de dignatarios ingresaron QUINCE MILLONES DE PESOS ($15’000.000) y para el año 2016 VEINTISÉIS MILLONES CUATROCIENTOS MIL PESOS ($26’400.000). 

Desde el años 2013 no se ha realizado la Asamblea General, pero en condición de Presidente he trabajado de manera permanente en beneficio de los Bomberos de Colombia, asistí a no menos de diez (10) mesas de trabajo con CAMACOL, y a los debates que se realizaron para la aprobación del Plan de Desarrollo cuando fue el primer embate contra el artículo 42 de la Ley 1575 de 2012. se hizo todo lo posible para que se mantuviera esta disposición pero fuimos derrotados.

Los Cuerpos de Bomberos se acostumbraron a una Confederación que intervenía al interior de los Cuerpos de Bomberos, los comandantes de los Cuerpos de Bomberos aspiran a que el Presidente de la Confederación los visite y se siente a llorar con ellos y esa no debe ser la concepción que se tenga del Presidente de la Confederación. Si el Presidente de la Confederación toma los dineros de los aportes y se va a pasear por todo el país visitando los Cuerpos de Bomberos se gasta toda la plata y no hace nada. El Presidente de la Confederación debe dedicarse a atender las situaciones que afecten a todo el gremio, no a casos puntuales. Visitar cada cuerpo de bomberos y atender sus necesidades requiere de mucho dinero y de muchas personas y necesitaríamos recursos inmensos.

Considero que si es necesario modificar los estatutos y cambiar muchas cosas al interior de la Confederación, pero tratando de reorganizar la confederación se nos hizo inminente la elección de dignatarios porque el período se vencía el 12 de mayo de 2016, y cuando fuimos a verificar cuantos Cuerpos de Bomberos se encontraban habilitados para elegir y ser elegidos encontramos que solamente contábamos con sesenta y siete (67) Cuerpos de Bomberos.

Consultamos con muchos Cuerpos de Bomberos y algunos comandantes nos pidieron más plazo para socializar la situación e invitar a más comandantes a actualizar el estado de sus entidades o vincular a quienes aún no eran miembros de la confederación y a eso se accedió, pero solo se logró contar con CIENTO SETENTA Y SEIS (176) Cuerpos de Bomberos que se habilitaron para votar.

Eso no es culpa de la Confederación, nosotros extendimos los plazos, buscamos dar oportunidades pero los Cuerpos de Bomberos no hicieron lo que les correspondía. Lo que si no podíamos hacer era modificar los estatutos para la elección, porque eso no es correcto. Acomodar unos estatutos al querer de quienes aspiraban acceder a la Presidencia no es ético porque sería favorecer a quienes no hicieron su tarea en perjuicio de quienes si la hicieron y por eso preferimos que se haga la elección y los nuevos dignatarios asuman el reto de modificar los estatutos y cambiar lo que sea necesario para mejorar nuestro ente gremial.


Ser Presidente de la Confederación es algo complicado, yo soy médico y para cumplir con los compromisos como presidente debía cambiar mis turnos en el hospital, pero cuando usted cambia su turno de un martes lo normal que le piden es que lo cambie por un turno de un domingo y ahí se perdió su día de descanso. El 13 de Octubre de 2016 entrego la presidencia haya elección o no la haya. Yo doy un paso al costado, quiero dedicarme  a la medicina a cuidar algunas vacas de leche y una siembra de cacao que tengo. Como Presidente de la Confederación no voy más.